¿Jazz?

mayo 30, 2008 at 23:29 (Mágico Jazz) ()

(Se aconseja leer el artículo mientras se escucha la música)

Bienvenidos a Mágico Jazz.

The John Coltrane Quartet, interpretando Alabama.

El jazz es un tipo inestable, exagerado, que vive en un mundo de sentimientos contrastados que se afincan en los extremos de todo y de nada. Es un tipo triste, melancólico que sorprende y se descarga en un alboroto de alegría descontrolada, en una combustión loca. Es un tipo que cae bien, a quien todos desearían ayudar pero finalmente todos reconocen que es inútil, que se lío con sus propias venas a causa de la excitación de vivir al límite hasta la última bocanada de aire. Hipócritamente todos observan y escuchan lo que hace y dice, negando la posibilidad de mejoría mientras se ocultan la verdad, aquella de la que se avergonzarían: no le ayudan porque saben que sin sus ataques de histeria ni sus depresiones en llanto el tipo no tendría el mínimo interés.

Cuando toca su trompeta, todos los presentes saben que él, el jazz, no sólo toca música: siente, sufre… pero nadie llega a entender el qué. Por eso todos le crucifican como un tipo difícil de entender, que dice cosas extrañas y que habría que tomarse muchas molestias para lograr hablar su mismo idioma, ignorantes de que la verdadera intención del jazz no pasa por hacerse entender. En lo más profundo de su ser, el jazz es el tipo más egoísta que puebla el universo musical pues no le importan los demás cuando toca pues toca simplemente para sentir. Así, dado que los sentimientos y sensibilidades son tan variables como la persona, un día la misma canción suena eufórica, hinchada de gozo, exultante… y al otro parece tocada desde dentro de una tumba. Por eso, por esa obsesión con sus sentimientos, expresión y depresión de un mismo ser polifacético, no hay más remedio que la improvisación. Porque en la vida el jazz vive el momento, que es la única forma de vivir en plenitud.

Es un pobre tipo sin suerte y sin blanca que no tiene miedo a nada pues siempre canta desde la derrota: está triste por su fracaso o se ríe de él o a pesar de él. Aun en el fondo del pozo más oscuro y húmedo hay sitio para el ritmo. Solo hace falta que observen su cara: retrato del sentimiento, un recorrido de música por cada una de su facciones, la notas se deslizan por su rostro, la trompeta es un poro más por el que expira su sentimiento. Sin embargo la gente sigue con su intención de explicarle, de entenderle. ¿Cómo explicar que significa un llanto, describir que se siente con el corazón roto, razonar la vida o el dolor? Él no quiere comunicar nada, como el amigo que te cuenta sus problemas y sus decisiones tomadas no porque le interese tu opinión sino porque confesándose a ti espera encontrar el consuelo que por sí solo no encuentra. Quiere escucharse a sí mismo para entenderse, para justificarse, quizá para dormir tranquilo esa noche.

Nosotros somos mortales, nunca podremos sentir lo que siente él. Subjetividad en los metales y la percusión, subjetividad en mayúsculas, inalcanzable, únicamente imaginable. Estamos atrapados por nosotros mismos, por nuestra experiencia, nuestras añoranzas, recuerdos, temores, dolores… Una nota escapa y se cuela entre la gente, en unos corazones se agarra y lo acaricia, en otros directamente lo desgarra sin compasión. No se puede explicar, simplemente uno lo siente por alguna misteriosa y remota conexión con nuestro pasado tan oscura que ni nosotros somos conscientes de ella. Eso es él, eso es el jazz, un dejarse llevar sin pretensiones explicativas ni académicas. No hay libros, no hay tratados. Todo lo escrito no habla más que de tuercas y engranajes, nunca del sentir de la máquina ya que el sentir es propio de cada uno. Así pues no es él sino ellos.

No hay ignorancia que nos impida ponernos tristes escuchando a Billie Holiday, nadie es tan estúpido como para no sentir que el jazz está alegre, nadie está tan solo como para no compartir la tristeza o la alegría de un buen jazz.

Don Hipólito Rey

Prof. de Mágico Jazz

Anuncios

4 comentarios

  1. Allegra said,

    Es lo más bonito que he leído nunca sobre el jazz. Enhorabuena.

  2. experienciacronopia said,

    Gracias Allegra, bienvenida.

  3. La maga said,

    Buenas salenas cronopio cronopio!!!

    Subjetividad en los metales y la percusión, subjetividad en mayúsculas, inalcanzable, únicamente imaginable.

    Me ha deslumbrado con tanta magia, el sonido del jazz, el amor por Julito… usted tiene la receta para la felicidad… al menos para la mía

    Besos enormes!!! Gracias por compartir a Julio!!!

  4. -Mamy- said,

    Bravo bravissssimo gusitto 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: